Nos encanta recibir a cada uno de nuestros visitantes, crear vínculos, conocer sus historias. Muchos vienen a descansar, a conocer, ¡otros para escapar! de la ciudad, del cansancio, de las penas y como esponja absorber de la naturaleza toda la energía, color y alegría, que nos recarga a la vez que nos relaja.

Muchos vienen de países lejanos y hasta curiosos, con idiomas diferentes, maravillándose de pasar unos días en un lugar donde tienes “todas las maravillas juntas”, porque esa es la ventaja de estar en un país largo y angosto, te ofrece todos los climas, en invierno o verano, pero también ir del mar a la cordillera en pocas horas. Y claro abrir las ventanas de tu habitación en Casa Establo y encontrarte con la vista del inmenso lago rodeado de montañas llenas de bosques, con la vegetación tan verde como este clima permite y saber que detrás como cuidando tu espalada está el imponente Volcán Villarrica que algunas noches deja ver su cima enrojecida como anunciando que sigue activo y que está ahí para cuidarnos.

Será esto lo que habrá cautivado a una de nuestras visitas, una artista argentina Rosa Spindler, que venía de exponer sus obras en Santiago a pasear unos días rodeada de la magia de Pucón. Al ver nuestra arquitectura rústica a la vez elegante que recuerda los antiguos establos y busca no romper con la hermosa vista se nos acercó y nos dijo “creo que tenés que tenerlo” mostrando un cuadro maravilloso de un caballo blanco a galope. Ni bien lo vimos sabíamos exactamente cuál era su lugar, ¡este era el “establo para él”! y nos quedamos con esta hermosa obra de arte titulada “Génesis”.

Por eso para nosotros son tan importantes aquellos amigos que nos visitan, porque un Hotel Boutique con solo 10 habitaciones te permite conocerlos, establecer relaciones y atenderlos de manera mucho más personal, será por eso que siempre vuelven.

¡Gracias Rosa Spindler! Génesis ya tiene su lugar donde pastar.

Translate »