cuevas volcánicas

Pocos paseos tienen un toque tan “misterioso” como entrar al interior de un volcán, en este caso el Volcán Villarrica. El más activo de Chile con aproximadamente 2.800 metros de altura situado en la región de la Araucanía, en el sur de nuestro país. Además el saber que está activo, que de echo tuvo su última erupción, aunque nada escandalosa, en 2015 aumenta considerablemente la cuota de peligro.

El Villarrica se encuentra en el medio de una de las zonas preferidas para el turismo aventura en Chile, rodeado de lagos, rios, parques nacionales, termas, con todas las actividades que permiten, pesca, baños termales, birdwatching, cabalgatas, canopy, caminatas, windsorf, rafting y esquí entre algunas. Muchas de ellas tentando al volcán, se desarrollan en él, en sus faldas e incluso en su interior.

Las cuevas volcánicas del Villarrica son una de esas actividades que invitan a tener una gran aventura con el condimento justo de peligro, dónde podemos decender hasta 150 metros al interior del volcán.

Al ingresar primero tendrás que ponerte los implementos de seguridad, un casco y una chaqueta para evitar las humedad y constantes gotas cayendo. En las excursiones un guía turístico te llevará a través de las cuevas formadas durante muchas erupciones totalmente solidificadas, entre la humedad y la oscuridad que supone el ambiente al interior del volcán. Si tienes miedo del cansancio o la altura, despreocúpate, el interior de las cavernas cuenta con 20% más de oxígeno, ideal para limpiar los pulmones.

Cuidado con la cabeza y vamos en bajada al interior del volcán Villarrica entre distintas mezclas de minerales que dan texturas asombrosas a las paredes algunas, muy tentadoras parecidas al chocolate. Desde el techo se mezclan con raíces de árboles y helechos que se escabullen entre las distintas grietas que vienen desde el exterior.

Podrás conocer un poco de la geología, el control que se tiene sobre el volcán para conocer con mucha anterioridad una potencial erupción, con suerte ver algo de lava, disfrutar de una caminata tranquila y cuando el guía te pida que apagues tu luz no te asustes, disfruta de unos tenebrosos minutos de oscuridad absoluta.

Pucón sin duda tiene todo para hacer y todo el año, para quienes saborean la adrenalina y los deportes extremos, pero también para quienes prefieren turismo de relax, con actividades tranquilas y llenas de magia.

Y a la vuelta, Casa Establo te espera para reponer fuerzas y descansar en habitaciones con vista el lago.